Más dolor del que puedo contarles

Calificación: 5,00. Total de votos 1.
Imagen de Más dolor del que puedo contarles

Breve descripción:

Un nuevo drama que no debe ser ignorado, un nuevo precedente para el cine.

Autor:

Joaquín Leandro
Reseña a Julieta, de Pedro Almódovar

El nombre Julieta llama la atención como un trágico personaje shakesperiano, pero Almodóvar, en su última película con este nombre, ha elevado el drama y la tragedia a nuevas cumbres. La historia de la película nada tiene que ver con la obra de teatro de Shakespeare, solo se comparte el nombre de la protagonista y las enormes cantidades de dolor que se transmiten al público. Julieta, interpretada por Adriana Ugarte en su juventud y por Emma Suarez en su adultez, atraviesa una vida difícil y melancólica que transforman a una hermosa y jovial muchacha en un espectro cansado y ojeroso. La escena cúspide de la película es cuando se cambia de actriz, un antes y un después en la vida de una mujer que ha sufrido demasiado.

“Todos reciben lo que se merecen” es la sentencia para Julieta por no saber amar, ahora debe vivir con la ausencia de su amado y de su hija, siendo la esperanza su mayor tortura. Esta película es un retrato fiel de lo hondo que puede ser la tristeza humana, de cómo sufrimos por los fantasmas de nuestro pasado y como la falta de empatía nos puede costar tan caro. No puedo contener los suspiros y las muchas frases que me digo que comienzan con “Si tan sólo Julieta hubiera…” Pero no hay vuelta de hoja, todos reciben lo que se merecen.  

La película tiene una característica muy especial que la distingue del resto de dramas, se esperaría un mar de lágrimas en el suelo del cine, pero este drama no apela al llanto. Es dolor puro y seco, se siente en el pecho y no en los ojos. Sin importar cuanto sufra Julieta, se sabe que ella ha provocado sus propios males, así que no lloran los ojos. Lo que Almodóvar transmite de forma genial es la angustia por lo difícil que puede llegar a ser la vida, son tan solo unos errores pequeños, humanos, a cualquiera le pasan y cualquiera puede caer tan hondo como lo hizo Julieta. Esta película es inclemente y asegura un nudo en el pecho luego de verla.
Sobra decir que la fotografía es impecable, enfocada en las personas y en las emociones, también es de más hablar de la música, siempre en el tono indicado para atrapar al espectador, lo que se debe de decir de esta película es la fuerza con la que arremete. Almodóvar lo ha hecho de nuevo, ha creado a una mujer que nos atrapa y nos seduce, que nos hace sentir. Es un trabajo impecable y nuevo referente para las películas dramáticas.