El viaje de Chihiro

Calificación: 0,00. Total de votos 0.
Imagen de El viaje de Chihiro

Breve descripción:

Este largometraje animado del director Hayao Miyazaki introduce a las personas en un reino espiritual donde seres sobrenaturales descansan del mundo verdadero. Aquí Chihiro, la personaje principal, debe atravesar ciertas adversidades para recuperar su identidad y liberar a sus padres codiciosos.
Año 2001
País Japan

Autor:

Melissa Sánchez y Alejo Quesada / [email protected] [email protected]
“Es solo un sueño, Un Sueño.”  Así comienza el viaje ilusorio que cambiará la infancia de Chihiro Ogino, el personaje principal de  “El Viaje de Chihiro”, el séptimo largometraje del reconocido director, escritor y animador, Hayao Miyazaki.

Esta película postula y desarrolla un análisis crítico de una realidad social erguida y colapsada por la avaricia y la envidia. Cuenta una historia creada desde una perspectiva fantástica, reteniendo los valores y afectos humanos, dentro de la distorsión e ilusión inimaginable que Hayao Miyazaki idealiza.

“El Viaje de Chihiro”  fue producida después de que Miyazaki anunciara su jubilación. Encontrándose en conflicto con sus dos proyectos personales del momento, se Inspira en la hija de diez años de un buen amigo, quien motiva al director a escribir una historia en la cual el personaje principal, de la misma edad, mostrará las capacidades de las niñas ante el heroísmo, finalmente quebrando la estereotipia que las engloba.

Las fascinantes narraciones de Hayao Miyazaki y Studio Ghibli constantemente impresionan con la austeridad y precisión de una animación que resuena con vivacidad, honestidad y las llamativas escenas de libertad y escape que estos personajes viven dentro de los escenarios resplandecientes, que en esta narración esperan del otro lado del puente.

Nos adentramos en la historia a través del personaje de Chihiro, niña tímida y honesta que es forzosamente introducida a un mundo que oscila precariamente entre lo veraz y lo efímero, y la ambigüedad entre el bien y el mal. A través de un guión esparzo, lleno de mensajes elocuentes y pertinentes (el cual curiosamente fue desarrollado a la misma vez que la animación), y una escenografía que inspira misterio y admiración; los integrantes de Studio Ghibli constituyen el camino de un personaje manifestado a través de la valentía, astucia y empatía.

Conocemos inicialmente a la brillante personalidad de Chihiro en una etapa de transición, al mudarse con sus padres a un hogar aislado en las montañas verdes. Similarmente a otras producciones de Miyazaki, los padres de Chihiro se notan ciertamente negligentes, tercos y súbitamente motivados por aquello apuntado hacia el beneficio propio. Contra los deseos de la reacia Chihiro, ellos caen en la tentación, resultando en su encarcelamiento metafórico, abandonando a la protagonista en un mundo esporádico guiado por el azar y la búsqueda de placer.

El viaje que vive Chihiro, nombre con el significado japonés de ‘mil entendimientos o búsquedas’, es uno de autodescubrimiento que culmina en la disolución de un poder autoritario que inculca la conformidad automática y la individualidad narcisista. La fuerza dicotómica y controladora en esta sociedad es impuesta por el personaje de Yubaba. Esta mística anciana de proporciones hiperbólicas infunde en sus inferiores la deserción de sus identidades a través del robo del nombre, el significante que transporta la esencia de la memoria y la historia del individuo. Chihiro, al ceder su nombre, su identidad, para sobrevivir en este mundo hostil, se disocia bajo el pseudónimo de “Zen” una etiqueta numérica, y propone derrocar el sistema atrofiado.

Nuestra protagonista es constantemente influenciada por dos entidades con intenciones divergentes, aunadas por la búsqueda de su seguridad. Estos roles son adoptados por la figura fraternal de Haku, el fiel guía de Chihiro, quien se disfraza como el sirviente de Yubaba, pero vive atormentado por la memoria distante de su identidad arrebatada, su esencia; y Sin Cara, un ser envidioso creado de las sombras, escondido detrás de una máscara estoica, quien nota la presencia humana de Chihiro e interioriza la misión de satisfacer todas sus necesidades y deseos.

Al final,  las decisiones de Chihiro culminan en la intuición, una sensación distintiva de los seres humanos, para rescatar a sus padres. Cuando Chihiro logra vencer las adversidades y salir del mundo espiritual, aunque el paso del tiempo es incierto, el edificio ha cambiado y la vegetación es muy diferente en relación al principio. Es una manera sutil de demostrar que una vez que uno se adentra al inconsciente, el cambio, el detrimento y el crecimiento son irrevocables. Esta película es definitivamente recomendada para aquellos amantes del cine que niegan la ligereza mental y prefieren un filme con profundidad psicológica.

Trailer "El viaje de Chihiro"